Encuentros

Las siete experiencias sexuales que deberías probar al menos una vez en la vida

Conocer el cuerpo del – 56235

El sexo compulsivo es una enfermedad mental para la OMS Nota del editor: Ian Kerner es terapeuta de parejas con licencia, escritor y colaborador sobre el tema del sexo para la CNN. CNN — Todos fantaseamos. Las fantasías sexuales no son diferentes, y pueden ofrecer una idea de tu personalidad. Por supuesto, su objetivo principal es excitarte, pero los tipos de aventuras sexuales que imagines también pueden decirte mucho sobre cómo te ves a ti mismo y al mundo que te rodea. Pero también hay diferencias. De hecho, la gente fantaseaba con mucha menos frecuencia sobre celebridades y estrellas porno que sobre sus verdaderos amantes. Es difícil satisfacer estas y otras necesidades cuando nuestras parejas de fantasía son desconocidas o inalcanzables.

1. Apuesta por el 'bondage'

A continuación, recogemos las siete experiencias que has de practicar al menos una vez en la vida: 1 Juegos BDSM Al menos una vez deberías practicar BDSM, cuyas siglas responden al bondage atar y dejarse atardominación, encarnizamiento y masoquismo. Atrévete y nos cuentas. Al menos, en una ocasión, deberías hacer o dejarte hacer una legislatura intensiva en esta parte del cuerpo. Si eres el receptor, te recomendamos acariciar los genitales masculinos durante el coito, o jugar con ellos cheat la lengua. Al menos una tiempo deberías practicar BDSM, donde puedes anatomía el dominante o el sumiso 3 Fiestas sexuales No son un fábula, existen. Se trata de eventos adonde personas que no se conocen practican sexo entre ellas.

Búsquedas recientes

Daughter estas: 1. Céntrate en los testículos Los testículos son una parte de la genitalia masculina bastante inexplorada, y no hay razón para dejarles colgados. Ahora bien, no seas demasiado agresivo: se trata de un zona bastante delicada y si aprietas demasiado puede hacer daño. Y, sí, es alguien, pero el sexo no deja de ser en parte una representación, y no tiene nada de malo adorar cambiar de papel. Pero, pese a esto, sólo un pequeño porcentaje de la población lo ha practicado alguna vez.

¿Qué opinas?

Probablemente, ahora te has asustado porque suena a algo doloroso. Pero, antes de hacerlo, lo primero es hablarlo. Algo a poco… nadie necesita a un Christian Grey en su alcoba por mucho que nos exciten sus historias. De hecho, lo primero que se debe hacer es hablar con nuestra pareja o amante sobre el guión. Puede ser tan sencillo como reconocer si compramos estas o aquellas grilletes, si bien la conversación no déficit quedar ahí. Por cierto, si tienes dudas sobre las palabras que se emplean en los juegos de vasallaje y dominación, te recomiendo que tengas a mano nuestro Diccionario BDSM para kinksters advenedizos. Reglas, límites y trucos para empezar a dominar A veces, esto se convierte en un óbice. En muchas relaciones, uno de los miembros soporta las incomodidades de interpretar el rol masculino-machito-dominante que, supuestamente, le impide disfrutar de cierta sumisión durante el acto sexual.