Actuaciones

Yo soy [email protected]: Cuando la dominación se elige sólo en la cama

Citas de hombres aprovech

Sophie Atkinson A ambos nos resulta absolutamente erótico pero no es algo habitual, las parejas no se suelen pedir eso y en esa medida es BDSM aunque no haya fustas ni violencia de por medio. Diría que el 90 por ciento del BDSM no tiene que ver con la genitalidad, con lo que tradicionalmente entendemos como sexo. El BDSM para ella es la erotización de la vida, algo que, dice, queda plenamente plasmado en su obra artística, a la que considera íntimamente ligada a su faceta de dómina. Con Arturo, su esclavo, mantiene una relación de dómina-esclavo, pero en el futuro quiere comenzar lo que en el BDSM se llama una relación switch.

Navegación de entradas

La cruz profana: Que mi pareja esté amarrada a algo como una Alzada de San Andrés de rodillas y que 50 tipos le hagan bukake mientras que nuestra compañera de juegos la limpia con su lengua. Empero en mi fantasía, soy la niñita de un hombre fuerte mayor que yo. Él me viste con gala de niña y me dice lo que debo hacer, me felicita cuando soy una niña buena y me castiga cuando me porto mal. Él me quiere y yo lo adoro. También me encantaría hacer todo tipo de juegos de edad, incluso actuar el papel de su nenita, completamente indefensa y dedicada a él, cheat pañales, chupete y todo. Todo macho que quiera puede usarme para obrar, ya sea sexualmente o para evacuar o defecar.

Registrate para una Cuenta Gratis para Explorar cada miembro

Fault embargo, ambos sexos comparten un aspecto muy importante: el de silenciar el hecho de ser víctima del otro. El razonamiento consciente es que se echan la culpa de haber provocado al agresor. Pero no la tienen. Esta manera de pensar silencia el verdadero motivo por el que se dejan agredir: que inconscientemente se sienten culpables de antiguas fantasías infantiles que nunca realizaron. Ella necesita sentirse poderosa para no reconocer sus debildiades. El hombre que se deja humillar y agredir por su pareja teme abandonar un lugar infantil donde se creía omnipotente con su madre. No ha podido aceptar los límites que el crecimiento adulto impone, ni construir una virilidad gratificante. Tampoco ha podido identificarse con un padre que le haya sostenido lo suficiente. Suele encontrar a una mujer que le controla y de la que depende de faceta excesiva, a veces una pareja que es agresiva con él.