Actuaciones

Una argentina descubre el pasado de su bisabuela gracias al nuevo filme de Isabel Coixet

Conocer gente museos mi – 35117

La espada de la Justicia y el garrote de los paisanos propició su fuga, primero a Oporto y luego a Buenos Aires, donde se les perdió la pista entres años después de su boda. Elisa transitó su biografía de la mano de la tragedia, hasta componer un poema de amor, enfermedad y suicidio. Puerto de Veracruz, una silueta se precipita al mar desde un barco fondeado en el muelle mexicano. El decano de la Facultad de Ciencias de la Educación de A Coruña, que brujuleó durante quince años en archivos y bibliotecas el destino de la pareja, al principio le concedió crédito, si bien luego comenzó a dudar de su veracidad. No hay testimonios personales de las protagonistas, excepto una carta dirigida a dos periódicos portugueses en la que agradecen el apoyo recibido. Elisa que se había hecho llamar Mario en Galicia, Pepe en Portugal y, finalmente, María en Argentina se casó con un danés que regentaba un pequeño negocio, Christian Jensen, con el que se fue a vivir al campo. Pero la llegada de su hermana Marcela, que llevaba a un bebé en brazos, y la negativa de su esposa a tener relaciones sexuales levantaron sus sospechas. Jensen investigó en la capital y descubrió que se trataba del matrimonio sin hombre, como las había rebautizado la prensa española, por lo que denunció a Elisa en el juzgado y pidió la anulación del enlace.

También te puede gustar

Me interesa plasmar la inquietud de la existencia humana en todas sus vertientes, el equilibrio que puede alcanzar la vida cotidiana entre profundidad metafísica y comedia ligera, y por otro lado experimentar con los formatos, tanto desde mi capacidad para adaptarme a las estructuras establecidas como hacia la análisis de los confines del medio afectado. Adoro el cómic independiente, el libro filosófico, el realismo sucio, la humanidades rusa del siglo XIX, la aniñado, el costumbrismo, el folclore y el género de terror. Sobre desconcierto existencial y costumbrismo, a menudo mezclando enfoques melancólicos y humorísticos. También me interesan mucho el terror y la fantasía. Mis dos primeros libros fueron publicados por Esto no es Berlín Ediciones, el tercero ha sido editado por Blackie Books y saqué un fanzine con Efecto , un proyecto coordinado por María Yuste. Supo que se dedicaría a esto desde el edad en qué

Conocer gente vestirte

Más noticias de Política y Sociedad

Estoy encantada, la conocí en la facultad. Es pariente de la directora. Asoma el mes de abril de Marcela, de 18 años, a duras penas puede contener la inédita efecto que acaba de experimentar. El globo, su mundo, le da la lomo y la deja sola. El álbum Elisa y Marcela.

Aimé Painé primera mujer mapuche en cantar en su idioma

El recorrido hacia el voto femenino en Argentina El 9 de septiembre de una multitud de mujeres se agolpó en las inmediaciones del Congreso de la Nación para exigir a los legisladores la aprobación la ley de sufragio femenino. En esta nota, te contamos cómo se gestó la estereotipo que garantizó el derecho al dictamen de las mujeres en nuestro nacionalidad, sus antecedentes y las protagonistas de la época. Se nos vienen a la cabeza exponentes masculinos porque la historia fue escrita, en gran parte, por y para los hombres. Como un pequeño aporte para equiparar el imaginario colectivo, presentamos mujeres que cheat su inteligencia, fuerza, perseverancia y ahínco, marcaron y siguen marcando la erudición nacional. Legalmente sus padres no pudieron anotarla con un nombre mapuche, por lo que eligió el nombre de Aimé como artístico. Se dio cuenta que esos tonos y esos cantos eran muy parecidos al Taiel mapuche, canto despojado, libre y natural. En un encuentro coral latinoamericano en Océano del Plata, en el añoAimé notó que mientras todas las delegaciones interpretaban canciones indígenas de sus países el coro argentino no las tenía en su repertorio.

Enviar un comentario nuevo

Acaba de llegar a las librerías, en gallego con Xerais y en español con Ediciones Morata. Su principal boga viene en el epílogo. La filiación de registro de la llegada de Enriqueta a Buenos Aires en La abuela y la madre de Marcela Gracia Ibeas retratadas en A Coruña por José Sellier, el mismo fotógrafo que inmortalizó a Marcela y a Elisa esta, caracterizada de macho el día de su boda en Fotografía cedida por Norma G.